Con la tecnología de Blogger.

Blog Archive

jueves, 2 de enero de 2014

Las doce en punto

Empiezo el año con sed. He dejado el remolque aparcado en la plaza de diciembre,  y he dado cuerda a mi reloj de cuco hasta las doce en punto. Lo abandonaré a su merced cuando cumpla sus quehaceres,  porque grita de placer al romper mis silencios. Sólo sirve a sí mismo.

En su lugar pondré un póster de alguna playa,  de manera que en vez de recordarme las horas y esclavizar los minutos que faltan hasta la próxima alerta, me haga olvidar el tiempo. Sí,  una cálida playa al borde del azul; tranquila, ajena a su belleza y con ese puntito imprescindible de sal.

1 comentario:

  1. Me gusta tu idea, Miguel. Si fuera mi poster le añadiría unas gotitas de atardecer por aquello de sobrevivir al ardiente sol...

    ResponderEliminar