Con la tecnología de Blogger.

Blog Archive

viernes, 19 de febrero de 2010

Patología de un paisaje. (I de VI)

Adam

Me gusta la simetría. Hay cierta oscuridad en esa marea de trazos que pugnan por ordenarse hasta conseguir el equilibrio. Paseo con las manos cruzadas en la espalda, atento a las grises baldosas de cemento, los bordes lineales de las aceras y la arquitectura decadente de los edificios. Mi mente levanta sin cesar puntos de fuga y busca la mejor perspectiva a cada momento. Mido distancias; no descanso hasta que llego a mi estudio. En calculado orden, coloco la compra en la nevera como si fueran las piezas de un delicado puzzle. Envases de plástico opacos, colores neutros, sin aristas: siempre por parejas.

Decidí mudarme a este lugar por sus vistas al cementerio. La chusma que lo visita no logra comprender el verdadero significado de los volúmenes que definen cada calle, cada esquina; ellos se sienten como Dédalo en el laberinto, y buscan rápido la salida y agachan la cabeza y se giran acongojados por si acaso, de repente, cruza ante ellos el miedo. Son incapaces de fijarse en cómo forman las parcelas cuadrículas perfectas, donde cohabitan cruces, lápidas de piedra, ángeles caídos, lánguidos cipreses cuya cúspide asemeja la punta lacerante de una espada. Tengo especial predilección por los mausoleos familiares. A veces repaso sus interiores, excavados a maza y escalpelo, en roca viva y, como en un extraño cuadro cubista, llenos de líneas paralelas y perpendiculares formando nichos de granito pulido del suelo hasta el techo, sin apenas imperfecciones: como un mosaico de trajes a medida que esperan tristes a que los vista su dueño.

Desde esta ventana observo con avidez la procesión que solemnemente acompaña al último muerto. ¡Infinito paisaje! A esta hora, va del velatorio a su entierro, en esa parcelita del fondo suroeste donde no encuadraba del todo la solitaria lápida de mármol blanca.

Siempre, siempre es mejor por parejas.

8 comentarios:

  1. Bonita descripción has hecho de un paisaje, desde tu observación, tu mirada y pensamiento, la verdad es que me ha encantado esta narracción, te felicito.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. POr aquí merodearé de vez en cuando, Miguel.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, María, pero que quede claro que es un personaje eh??, jajaja..no me confunda usted!

    ResponderEliminar
  4. Chus-A, tendré a punto la pólvora y el pedernal, por si acaso.. Gracias por pasar y un saludo!

    ResponderEliminar
  5. Animo con este nuevo blog. Bonito diseño. Un saludo

    ResponderEliminar
  6. Muy original y muy buen relato. Me quito el sombrero. Felicidades.

    ResponderEliminar
  7. Javier, gracias por los ánimos. Veremos qué se puede hacer.

    ResponderEliminar
  8. Maribel, esto es parte de un relato que estoy terminando. A ver si lo cuelgo un poco más adelante, y me das tu opinión, si no te importa. Un saludo y gracias por pasarte.

    ResponderEliminar