Con la tecnología de Blogger.

Blog Archive

sábado, 6 de febrero de 2010

Amores de siempre


- Nena, estoy en la cumbre.
- Nene, yo estoy contigo.
- Hemos pasado muchas cosas juntos hasta llegar aquí, ¿no crees?
- Sí, y las aventuras y el tiempo han desgastado nuestros cuerpos, pero todavía andamos juntos en la misma dirección.
- ¿Recuerdas cuando éramos jóvenes e inexpertos?
- Recuerdo cuando no éramos más que tú y yo.
- Nada ha cambiado para nosotros.
- Todo ha cambiado alrededor.

- Tienes razón.. este mundo ya no es el que conocíamos.
- Somos ancianos; es natural.
- No dejes de acompañarme en este camino.
- Ya pronto vamos a llegar.
- Cuando lleguemos, nena, quiero que sigas conmigo.
- Cuando lleguemos, nene, no te voy a dejar.

4 comentarios:

  1. Precioso y tierno. ¡Felicidades!

    Un placer haber descubierto tu blog y gracias por tener al mío en tu lista.

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Hola, Miguel:

    Muchas gracias por dejar tu huella en mi blog, y con tu permiso, dejo tu enlace en mi lista de blogs, para seguirte.

    En cuanto al tema que expones, el amor en la tercera edad. Es muy bonito llegar en el camino de la vida a esa edad, con la persona que amas, compartiendo, aprendiendo, y aunque existan roces, porque es normal, pero tener a esa persona con la que tantos años has compartido tanto, y aunque con el tiempo se va cambiando, el amor se hace más sólido y maduro.

    Me parece muy tierno ver a parejas ancianas que van del brazo, y es que el camino de la vida es tan largo, que es dificil se encuentren los dos vivos.

    Me quedo entre tu blog, viéndolo.

    Muchas gracias.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Marta, gracias por pasar, leer y comentar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por enlazarme en tu blog, María. Un placer leerte por aquí, y por allí.

    ResponderEliminar